Uso de inyecciones intraarticulares con Ácido hialurónico y PRP en pacientes con Artrosis de rodilla

La artrosis de rodilla es una enfermedad articular progresiva que a menudo involucra estructuras intra y periarticulares, caracterizada por lesiones del cartílago articular, sinovitis, esclerosis subcondral y osteofitos. Es causa frecuente de dolor articular y pérdida de la función motora en personas de mediana edad y de edad avanzada.

Su prevalencia ha aumentado rápidamente debido a un aumento en la esperanza de vida y la actividad física de la población; asimismo cabe destacar a la obesidad como un factor de riesgo sólido, más frecuente en jóvenes. Va a tener efecto sobre el estado de ánimo, con cuadros de ansiedad y depresión, necesidad de soporte social, disminución de la calidad de vida, discapacidad.

Su abordaje requiere un manejo multimodal que involucre las expectativas del paciente (que generalmente busca soluciones rápidas), que ofrezca un tratamiento que alivie sus síntomas, que permita mejorar su nivel de funcionalidad e independencia, que contemple un esquema nutricional adecuado y un nivel de actividad física individualizado, y que además no comprometa a futuras cirugías, entre otros.

Desde el año 2001 se ha observado un aumento de los reemplazos articulares, con un 20% de pacientes insatisfechos y alrededor de un 40% que no cubren sus expectativas. Por tanto, debemos prevenir las complicaciones de la artrosis de rodilla y no solo “tratarla”. Es vital en ese sentido hacer un diagnóstico temprano, considerando además el estado de actividad del paciente, sus comorbilidades, como en el caso de los adultos mayores y su propia condición por el envejecimiento como es la sarcopenia.

Actualmente existen diversas opciones de tratamiento del dolor, con infiltraciones intraarticulares de ácido hialurónico y plasma rico en plaquetas (PRP). Estudios recientes han reportado que el ácido hialurónico tiene propiedades de viscoinducción y puede incrementar la lubricación intraarticular. Asimismo factores de crecimiento y otras citokinas liberadas por las plaquetas durante la lesión pueden modular el proceso inflamatorio y ayudar a mantener o regenerar la estructura tisular.

A continuación detallo algunos estudios registrados en la base de datos de Pubmed (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/), en referencia al tratamiento con ácido hialurónico y PRP en pacientes con artrosis de rodilla:

  • Un metaanálisis de 15 ensayos clínicos randomizados, de más de 1000 pacientes con artrosis de rodilla, que recibieron inyecciones intraarticulares de ácido hialurónico y PRP, reportó en términos de alivio del dolor a largo plazo y mejoría funcional, que las inyecciones de PRP podrían ser más efectivas. (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30849177/)
  • Un ensayo clínico placebo-controlado, randomizado, doble ciego, triple paralelo, en 87 casos de artrosis de rodilla, que comparó el efecto de la inyección intraarticular de ácido hialuronico, PRP y solución salina, demostró que el tratamiento con PRP puede proporcionar una mejoría funcional clínicamente significativa durante al menos 1 año en pacientes con grados de leve a moderado. (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30611335/)
  • Un ensayo clínico controlado randomizado, en 192 pacientes con artrosis de rodilla, que comparó el uso de inyecciones intraarticulares de ácido hialurónico y PRP, concluyó que ambos tratamientos eran efectivos para mejorar el estado funcional y los síntomas a lo largo del tiempo. Asimismo que el uso de PRP no proporcionó una mejoría clínica superior general. (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30545242/)

No Comments :

Deja un comentario :

* Your email address will not be published.

* Your email address will not be published.