Telerehabilitación para personas con esclerosis múltiple. Una revisión Cochrane.

Autores: Khan F, et al
Una amplia gama de intervenciones de telerehabilitación se prueban en personas con esclerosis múltiple. Sin embargo, la evidencia de su eficacia no está clara.
El objetivo de la revisión fue evaluar sistemáticamente la efectividad y la seguridad de la intervención de telerrehabilitación en personas con EM, los tipos de enfoques que son efectivos (configuración, tipo, intensidad) y los resultados (deterioro, limitación de la actividad y participación) que se ven afectados.
La estrategia de búsqueda incluyó: Registro Especializado del Grupo de Revisión de Esclerosis Múltiple y Enfermedades Raras Cochrane del Sistema Nervioso Central (hasta el 9 de julio de 2014). Las revistas relevantes y las listas de referencias de los estudios identificados se examinaron para obtener datos adicionales. Los estudios seleccionados incluyeron ensayos clínicos aleatorios y controlados que compararon la / s intervención / es de telerehabilitación en personas con EM con una intervención de control (como un nivel más bajo o diferentes tipos de intervención, intervención mínima; controles en lista de espera, ningún tratamiento o atención habitual; intervenciones administradas en diferentes contextos). La mejor síntesis de evidencia se basó en la calidad metodológica utilizando el software GRADEpro. Nueve ECA (N. = 531 participantes, 469 incluidos en los análisis) investigaron diversas intervenciones de telerehabilitación en adultos con EM. Las intervenciones evaluadas fueron complejas, con más de un componente de rehabilitación e incluyeron programas de actividad física, educación, comportamiento y manejo de síntomas.
Todos los estudios puntuaron “bajo” en la evaluación de la calidad metodológica. La evidencia de los estudios incluidos proporciona evidencia de “bajo nivel” para la reducción de la discapacidad (y síntomas) a corto plazo, como la fatiga. También hubo pruebas de “bajo nivel” que respaldan la telerrehabilitación a largo plazo para mejorar las actividades funcionales, deficiencias (como fatiga, dolor, insomnio); y participación. Hubo datos limitados sobre la evaluación del proceso (satisfacción de los participantes / terapeutas) y no hubo datos disponibles para la rentabilidad. No hubo eventos adversos informados como resultado de la intervención de telerehabilitación. Hasta la fecha, hay pruebas limitadas sobre la eficacia de la telerrehabilitación para mejorar las actividades funcionales, la fatiga y la calidad de vida en adultos con EM. Tampoco hay pruebas suficientes para respaldar qué tipos de intervenciones de telerehabilitación son efectivas y en qué contexto. Se necesitan ensayos más sólidos para generar evidencia de la eficacia clínica y económica de estas intervenciones
Fuente: Eur J Phys Rehabil Med. 2015.

No Comments :

Deja un comentario :

* Your email address will not be published.

* Your email address will not be published.