Artosis y antiinflamatorios de origen vegetal (Parte I)

Autor: Dr. Jorge Alonso

ANTIINFLAMATORIOS DE ORIGEN VEGETAL
Antes de iniciar cualquier abordaje terapéutico, ya sea con drogas AINE o extractos de origen vegetal, se tendrán en cuenta otras condiciones indispensables para el correcto manejo de un paciente con artrosis: alimentación (a predominio vegetariana), movilización (lenta y paulatina), baños termales (la incorporación de algunos compuestos minerales y sulfurados mejoran las condiciones metabólicas del hueso). Desde el punto de vista terapéutico la fitomedicina nos proporciona elementos muy útiles para combatir los síntomas capitales de los procesos artrósicos con menores efectos adversos que los AINE de síntesis clásicos. Incluso en la etapa fundacional de la farmacología, vale recordar que la aspirina fue obtenida hace 100 años de la ulmaria o el sauce, a través de la aislación del ácido salicílico, posteriormente acetilado.

Grupos Fitoquímicos con Actividad Antiinflamamtoria
Entre los más importantres destacan:
‰ Esteroles
‰ Flavonoides
‰ Cumarinas
‰ Saponinas
‰ Heterósidos fenólicos salicílicos
‰ Iridoides
‰ Alcaloides
‰ Triterpenos
‰ Otros
A continuación, algunos ejemplos de especies con actividad antiinflamatoria científicamente constatada, y de cuyas drogas vegetales ya han sido comercializados (en la mayoría de los casos) productos a nivel farmacéutico.
* Santolina chamaecyparissus (DC) Nyman: Conocida popularmente como abrotano hembra o manzanilla de Mahón, esta especie es representativa de plantas con contenido en esteroles. La droga vegetal
está constituida por los capítulos florales o sumidades floridas, los cuales demostraron poseer una potencia similar a la fenilbutazona en modelos experimentales de inflamación bajo inducción con carragenina.
La actividad también pudo evidenciarse en modelos de edema auricular por TPA en ratones. La presencia de compuestos fenólicos en sus capítulos florales (por ejemplo el flavonoide nepetina) potencia la
actividad de los esteroles (beta-sitosterol y daucosterol). La nepetina demostró inhibir la actividad de la fosfolipasa A2, involucrada en la liberación de ácido araquidónico y su posterior transformación en protaglandinas y leucotrienos. Los diferentes extractos demostraron antagonizar la actividad inflamatoria de mediadores como la acetilcolina, histamina y serotonina, a la vez que demostraron inhibir la ulcerogénesis experimental en animales (especialmente el extracto clorofórmico). Otras actividades coadyuvantes de esta planta están determinadas por su actividad miorelajante, antiespasmódica y sedante a nivel del S.N.C. En infusión puede administrarse en base a 5-7 capítulos florales por taza. Se infunde durante 10 minutos y se toman 3 tazas al día. Para elaborar cápsulas, se puede emplear el polvo de la droga (500 mg por unidad), administrando hasta 6 cápsulas diarias.

* Insaponificables de Palta o Aguacate (Persea americana Miller) y Soja (Glycine soja L.): En Francia se ha desarrollado una formulación en base a las fracciones insaponificables de los aceites de palta y soja para el tratamiento de la artrosis. Dichas fracciones son ricas en esteroles (45%) y en menor medida alcoholes
triterpénicos. En un estudio multicéntrico que abarcó 264 pacientes aquejados de coxartrosis o gonartrosis fémoro-tibial, se pudo constatar que la administración de una cápsula de 300 mg diarios, produjo mejorías significativas en el 70% de los casos. Asimismo, prácticamente el 100% del grupo de pacientes que estaba medicado con diclofenac logró disminuir la dosis, en promedio, de 114 mg a 40 mg diarios.
Es sabido que en casos de artrosis existe un aumento en el catabolismo celular con incremento de la interleukina-1β (inhibe la
síntesis del colágeno y estimula su degradación), aumento de metaloproteasas (por acción de la IL-1β sobre los condrocitos) y aumento de PGE-2; todo lo cual conlleva a una disminución en la producción de proteoglicanos y colágeno con el consiguiente deterioro óseo. Diferentes estudios realizados con insaponificables de palta y soja han evidenciado un 80% de disminución en la producción de IL-1β, descenso de metaloproteasas, estromelisina, IL-6, IL-8, y un 57% menos de PGE-2. Esto deriva en un aumento de la estructura de sostén por mayor producción de proteoglicanos (+39%) y mayor síntesis de colágeno (+86%). En un estudio randomizado, doble ciego con control de placebo, llevado a cabo con 163 pacientes que sufrían osteoartritis a lo largo de 45 días y que eran tomadores de antiinflamatorios no esteroides (AINE) , se pudo comprobar que la administración oral de extractos insaponificables de palta y soja permitió reducir y/o suspender las dosis de AINE, en el grupo activo en el 83,33%. En medicina veterinaria la administración de insaponificables de palta y soja por vía oral en ovejas con osteoartritis ha demostrado, en un estudio simple versus placebo, producir mejorías clínicamente significativas sobre el cartílago articular, en especial sobre la estimulación de condrocitos por parte de la matriz y en la reducción de la esclerosis subcondral ósea tras la extirpación de meniscos en el animal. Existen productos en el mercado farmacéutico elaborados a partir de la fracción insaponificable de palta (100 mg) y soja (200 mg), administrándose a razón de 1 cápsula diaria, durante dos meses seguidos, haciendo descansos de 2-3 semanas para reiniciar la toma. Puede combinarse con glucosamina y coindritín sulfato.
* Rabo de gato (Sideritis angustifolia Lag): Las plantas conocidas como rabo de gato son muy populares en la cuenca del Mediterráneo, siendo empleadas popularmente en el abordaje de procesos reumáticos.
Constituyen el mejor ejemplo de flavonoides antiinflamatorios, entre los que destaca la sideritidoflavona y la
hipoletina. Esta última ha demostrado inhibir in vitro exudados proteicos, la migración leucocitaria y a la enzima beta-glucoronidasa. Se prescribe en forma de infusión (una cucharada sopera por taza, infundiendo 10 minutos, y suministrándose 3 tazas diarias. Puede aplicarse por vía externa en formna de compresas o baños.
* Sauce (Salix sp) y Ulmaria (Filipendula ulmaria L.): En el caso del sauce la droga está constituida por la corteza desecada de ramas o brotes jóvenes (2-3 años de edad) correspondientes a diferentes especies de Salix: S. purpurea, S. daphnoides y S. fragilis. Las mismas son ricas en heterósidos salicílicos (rondan entre 5%-10%), flavonoides y ácidos orgánicos (ácido salicílico principalmente). Según la Farmacopea Alemana (DAB 1996) el contenido en derivados salicílicos no debe ser inferior al 1%, valor que muchas especies nativas de Salix no alcanzan. En el caso de Salix alba, apenas contiene cerca de 1% de derivados salicílicos, de ahí que ya no se emplee en la práctica.
En el caso de la ulmaria, la droga vegetal está constituida por las flores, cuyo aceite esencial contiene sustancias fenólicas y salicilatos: aldehido salicílico (70%), salicilato de metilo (1,5%), y gaulterina entre otros. En el caso específico de Fraxinus excelsior la administración de un extracto hidroalcohólico en animales demostró inhibir la activación de células T y la cascada del ácido araquidónico, lo cual explicaría su potencial antiinflamatorio. Dentro de las formas galénicas, puede emplearse la infusión de las hojas (al 5-10 %) prescribiéndose 3 tazas al día. La decocción de la corteza es en base a 20 g/l, dándose también 3 tazas al día.

Artículo realizado por el Dr. Jorge Alonso Médico egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires . Especialista en Clínica Médica (M.N. 67.640). Presidente de la Sociedad Latinoamericana de Fitomedicina (ex Asociación Argentina de Fitomedicina). Miembro de la Sociedad Argentina de Medicina Antropológica (Asociación Médica Argentina)

No Comments :

Deja un comentario :

* Your email address will not be published.

* Your email address will not be published.