Ondas De Choque Extracorpóreas versus Toxina Botulínica Tipo A en el tratamiento de la espasticidad de la extremidad superior después de un accidente cerebrovascular: Un ensayo Aleatorizado

Yah-Ting Wu, MD, Hui-Kung Yu, RN, Li-Ru Chen, MD, Chih-Ning Chang, MD, Yi-Min Chen, MD, Gwo-Chi Hu, MD, PhD
Arch Phys Med Rehabil. 2018 Nov; 99 (11): 2143-2150
doi: 10.1016 / j.apmr.2018.05.035

El accidente cerebrovascular es una de las principales causas de discapacidad adquirida en el adulto en la mayoría países.
La espasticidad se caracteriza por un aumento del tono muscular velocidad dependiente
A menudo esta se asocia con dolor, rigidez del tejido blando y contractura articular, disminución de la calidad de vida y mayor carga del cuidador.

El objetivo de este estudio fue investigar si la terapia de ondas de choque extracorpórea no es inferior a la toxina botulínica tipo A (BoNT-A) para el tratamiento de la espasticidad de la extremidad superior posterior al accidente cerebrovascular.

El diseño del estudio es un ensayo aleatorio de no inferioridad.

Los pacientes fueron reclutados en el Departamento de Rehabilitación de un hospital de Taiwán entre abril de 2017 y octubre de 2017.
Se incluyeron 42 pacientes con accidente cerebrovascular crónico. Los pacientes recibieron ondas de choque extracorpórea o toxina botulínica tipo A, además d durante el período de estudio, todos los pacientes continuaron su rehabilitación regular.

Las evaluaciones se realizaron al inicio del estudio y a las 1, 4 y 8 semanas después de la intervención. El resultado primario fue el cambio desde la línea de base de la escala modificada de Ashworth de los flexores de la muñeca en la semana 4. Los resultados secundarios incluyeron el cambio de las puntuaciones de la escala modificada de Ashworth, los ángulos de Tardieu de los flexores de la muñeca y el codo, el rango pasivo de la muñeca y el codo de movimiento y la puntuación de la evaluación de Fugl-Meyer de las extremidades superiores durante el período de estudio, así como la tasa de respuesta al tratamiento.

El resultado primario en el grupo de ondas de choque extracorpórea (-0.80 ± 0.41) fue similar al del grupo BoNT-A (-0.90 ± 0.44), con un límite de confianza más alto (0.4) para la diferencia entre grupos dentro del margen preespecificado de 0.5 , lo que indica la no inferioridad de ondas de choque extracorpórea a BoNT-A. La tasa de respuesta no fue significativamente diferente entre los 2 grupos. Ambos grupos mostraron una mejora significativa en los resultados secundarios en relación con la línea de base; sin embargo, el grupo ondas de choque extracorpórea produjo una mejoría mayor en la rango pasivo de la muñeca y el codo y la puntuación evaluación de Fugl-Meyer.

CONCLUSIÓN:
Nuestros resultados sugieren que la ondas de choque extracorpórea es una alternativa de tratamiento no inferior a la BoNT-A para la espasticidad de la extremidad superior posterior al accidente cerebrovascular. Ondas de choque extracorporea y BoNT-A causaron una reducción similar en la espasticidad de los flexores de la muñeca y el codo; sin embargo, ondas de choque extracorporea produjo una mejoría mayor en el rango pasivo de la muñeca y el codo y la puntuación evaluación de Fugl-Meyer.

Artículo realizado por la Dra. Natalia López. Referente AMLAR Res Panamá

No Comments :

Deja un comentario :

* Your email address will not be published.

* Your email address will not be published.