Factores de Riesgo de Readmisión Hospitalaria tras una Amputación Disvascular

El alto costo de las readmisiones hospitalarias ha obligado a los sistemas de salud a realizar esfuerzos en identificar factores de riesgo modificables relacionados a este problema. En EEUU las tasas de readmisión a los 30 días tras procedimientos quirúrgicos vasculares, alcanza un 24%, tasa que es mayor que la alcanzada por otros procedimientos quirúrgicos, que es cercana a un 15.6%. Sin embargo, los factores asociados a la readmisión, tras estos procedimientos, están pobremente definidos y requieren de mayor investigación para identificar aquellas intervenciones, incluidas la de rehabiltiación, que podrían prevenir la readmisión tras una amputación. Se ha reconicido que la readmisión tras una amputacion es un problema multifactorial, que depende de las características del paciente, del tratamiento recibido durante la hospitalización y de las complicaciones hospitalarias o ambultarias.

La revista PM&R publicó el año 2018 el siguiente artículo: Risk Factors for Thirty-Day Readmissions After Lower Extremity Amputation in Patients With Vascular Disease, del autor Todd R. Vogel et al. El objetivo de dicho estudio fue evaluar toda causa de readmisión a 30 días tras una amputación disvascualar de extremidad inferior. Los pacientes estudiados fueron 2480, amputados entre los años 2008 y 2014, los cuales fueron seleccionados del sistema de registro electrónico nacional estadounidense Cerner Health Facts. Los métodos utilizados para el análisis fueron de tipo univariable para datos demográficos, de diagnóstico, uso de fármacos y resultados de laboratorio. Se utilizaron modelos de regresión logística multivariable para identificar características independientes asociadas con la readmisión y para las amputaciones localizadas sobre la rodilla (AKA) y bajo la rodilla (BKA).

Tras el análisis se obtuvieron los siguientes resultados con significancia estadística: 57% de los pacientes tuvieron amputación BKA y 43% AKA, en donde la readmisión para BKA fue 24.1% versus AKA 19.4% p=.005. En el análisis multivariable los factores asociados a readmisión fueron: BKA (odds ratio [OR] 1.41, 95% intervalo de confianza [CI] 1.15-1.74, p=.001), hipertensión (OR 1.70, 95% CI 1.33-2.16 p<.001), infección del sitio operado (OR 1.44, 95% CI 1.02-2.04 p=.03), insuficiencia cardíaca (OR 1.39, 95% CI 1.10-1.75 p=0.005), alta a un centro de cuidados de enfermería (OR 1.88, 95% CI 1.41-2.51 p<.001) y procedimiento de ingreso de emergencia/urgencia (OR 1.32, 95% CI 1.04-1.67 p=.02). A la readmisión un 13.3% de los pacientes con BKA requirieron una AKA y un 21.3% tenía una infección de sitio operado.

Con estos resultados los autores finalmente concluyen que los factores de riesgo para readmisión incluye a las comorbilidades cardíacas (embolismo o trombosis arterial, insuficiencia cardíaca, cardiopatía coronaria e hipertensión) y alta a un centro de cuidados de enfermería. El hallazgo que el embolismo o trombosis arterial aguda con amputación BKA, durante el primer ingreso, estaba altamente asociado a readmisión sugiere que estos pacientes desarrollan con frecuencia compliciones del muñón o podrían estar sub tratados durante la hospitalización inicial. Estos resultados tienen Nivel de Evidencia III.

Artículo completo: DOI: 10.1016/j.pmrj.2018.05.017

Reseña escrita por Dra. Constanza Leal (Residente Universidad de Chile)

No Comments :

Agregar una respuesta :

* Your email address will not be published.

* Your email address will not be published.