COVID-19: desafíos en la detección y triage en personas con discapacidad debido a lesión de la médula espinal

Autores: Radha Korupolu, Argyrios Stampas, Carlee Gibbons, Isaac Hernandez Jimenez, Felicia Skelton, Monica Verduzco-Gutierrez

Un brote de una nueva enfermedad por coronavirus (COVID-19) que surgió en la ciudad china de Wuhan se ha convertido rápidamente en una
pandemia global de salud pública. A partir de marzo de 2020, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han descrito
niveles de prioridad para evaluar a pacientes con sospecha de COVID-19 e información sobre cuándo buscar atención médica. Sin embargo,
existe una escasez de orientación adicional para las personas con lesión de la médula espinal (LME) que no presentan síntomas típicos de
COVID-19 debido a fisiología alterada. Esto puede plantear desafíos con la vigilancia, la estratificación de riesgos y la gestión inicial de esta población vulnerable.

La población con LME plantea un desafío diagnóstico único en el entorno pandémico actual. D

La pronta participación de un médico capacitado en LME, ya sea en persona o virtual, al evaluar a un paciente con sintomatología nueva o que empeora se justifica y aconseja durante la pandemia de COVID-19.

En conclusión, creemos que la guía global más adecuada para las personas con LME es incluir la sintomatología atípica para los síntomas de COVID-19 y ampliar los criterios para las pruebas. Con respecto a futuras situaciones de emergencia o pandemias, podremos adaptarnos rápidamente si optimizamos las muchas lecciones aprendidas de COVID-19. Los planes de contingencia deben estar disponibles para ayudar a facilitar mejores resultados para nuestros pacientes con discapacidades.

Fuente: Spinal Cord Series and Cases (2020) 6:35 https://doi.org/10.1038/s41394-020-0284-7

No Comments :

Deja un comentario :

* Your email address will not be published.

* Your email address will not be published.