“Estándares Internacionales para la Clasificación Neurológica de la Lesión de la Médula Espinal: Factores que influyen en la frecuencia, realización y precisión de la documentación neurológica para pacientes con lesiones traumáticas de la médula espinal”

Autores: Temidayo Osunronbi, Himanshu Sharma.

Los Estándares Internacionales para la Clasificación Neurológica de la Lesión de la Médula Espinal (ISNCSCI, por sus siglas en inglés) se desarrollaron para garantizar la precisión en la clasificación de lesión medular espinal (LME), así como la comunicación internacional y precisa entre múltiples médicos e investigadores. Para ello se requieren habilidades clínicas a) psicomotora del examen físico de un paciente que involucra la evaluación de las funciones sensoriales y motoras, y b) cognitiva que implica clasificar la lesión utilizando los datos del examen (puntuaciones motoras y sensoriales totales, niveles motores y sensoriales, nivel neurológico de lesión, una escala AIS y de la gravedad de la lesión [completa/incompleta], y las zonas de preservación parcial [ZPP] según corresponda). De esta manera, los médicos pueden utilizar los parámetros ISNCSCI para informar del pronóstico al paciente y a sus familiares.

Debido a que la literatura previa demuestra que no se han evaluado la realización de las tablas ISNCSCI ni su precisión en un entorno clínico real, sino en entornos artificiales de cursos de capacitación ISNCSCI, estos investigadores buscaron evaluar los efectos de la demografía del paciente (edad, sexo), los factores relacionados con sus lesiones (como nivel de lesión, gravedad, deficiencia motora, lesión no espinal, tratamiento quirúrgico, admisión a UCI) y los grados de capacitación de los médicos sobre la frecuencia, realización y precisión de la documentación de ISNCSCI para pacientes con LME traumática en una unidad de neurocirugía.

Entre los principales resultados destacan que en casi la mitad de los pacientes no hubo evaluación ISNCSCI durante la estancia hospitalaria; el número de evaluaciones ISNCSCI no difirió entre aquellos con lesiones completas e incompletas; no hubo diferencias en el número de evaluaciones ISNCSCI entre pacientes con tetraplejia y paraplejia; 1/3 de los componentes medidos estaban completos, y 2/3 de las tablas ISNCSCI tenían al menos un componente no probado (miotoma, dermatoma o exámenes anorrectales); la tasa de precisión de los componentes completados en el estudio fue del 78,1%, siendo los componentes menos precisos los niveles motores (36.8%) y los niveles sensoriales (43.5%); los médicos con menor experiencia tienen una mayor tasa de realización de las tablas ISNCSCI que los de mayor experiencia, y de relación inversa en cuanto a la tasa de precisión. Asimismo, intentan explicar los resultados y las razones de los errores cometidos, por lo que resulta interesante ahondar con la lectura respectiva de este artículo.

Por otro lado, Osunrobi y Sharma dejan algunas sugerencias a tener en cuenta: es imposible que los médicos brinden a los pacientes la información pronóstica correcta si la evaluación ISNCSCI no se realiza o documenta con precisión, además de que resulta esencial para lograr una buena práctica clínica y empoderar acertadamente los registros médicos en casos y litigios médico-legales; las evaluaciones ISNCSCI deben realizarse al menos dos veces, idealmente antes y después del tratamiento, para medir los cambios neurológicos desde el ingreso; en la medida de lo posible, se deben completar al menos dos cuadros ISNCSCI para cada paciente semanalmente; los médicos no deben confiar exclusivamente en las calculadoras ISNCSCI, mucho menos para tratar casos complejos de clasificaciones; es importante educar a los médicos sobre las advertencias en los casos de segmentos no verificables; estandarizar la capacitación de ISNCSCI manejada por sus expertos, además del autoestudio utilizando la literatura publicada y el programa de capacitación en línea del centro de aprendizaje ASIA, InSTeP.

Por último, dejan en evidencia que estudios posteriores podrían usar cuestionarios y discusiones de grupos focales para investigar las razones específicas por las cuales los médicos no documentan los cuadros ISNCSCI de manera integral, ya que el comprender su ocurrencia es necesaria para diseñar un enfoque adecuado para las soluciones.

Fuente: Osunronbi T, Sharma H. International Standards for Neurological Classification of Spinal Cord Injury: factors influencing the frequency, completion and accuracy of documentation of neurology for patients with traumatic spinal cord injuries. European Journal of Orthopaedic Surgery & Traumatology : Orthopedie Traumatologie. 2019 Dec;29(8):1639-1648.
DOI: 10.1007/s00590-019-02502-7

No Comments :

Deja un comentario :

* Your email address will not be published.

* Your email address will not be published.