COVID-19: mantenimiento de servicios esenciales de rehabilitación en todo el proceso de atención

Autores: Prvu Bettger J, Thoumi A, Marquevich V, et al

Este artículo corresponde a un comentario sobre los ajustes a la continuidad de los servicios de rehabilitación en países de bajos, medianos y altos ingresos, en el contexto de las respuestas de cada país a la situación de salud provocada por la pandemia del COVID-19, y ofrece recomendaciones en la toma de decisiones sobre la provisión de estos servicios.

Los servicios de rehabilitación se encargan de optimizar el funcionamiento físico y cognitivo para reducir la discapacidad, siendo un componente central en la atención de pacientes. Las decisiones de cambiar, transformar, retrasar o interrumpir la atención de rehabilitación son complejas. Estas decisiones tienen implicaciones sociales para el presente y el futuro. 

Muchos países han informado una menor cantidad de admisiones de pacientes para procesos de rehabilitación; así como se han informado estancias hospitalarias más cortas, lo que reduce e imposibilita una adecuada valoración, tratamiento de estos pacientes y capacitación a la familia, lo que acarrea implicaciones para la persona y sus cuidadores. Además, la atención de rehabilitación ambulatoria ha sido suspendida u opera a una capacidad de servicio reducida. 

Estas decisiones pueden dar lugar a un aumento de la discapacidad y la morbilidad por la falta de atención de rehabilitación necesaria para aquellos con necesidades de atención continua. 

Los pacientes con COVID-19 tienen un alto riesgo de complicaciones para la salud, involucrando secuelas funcionales y cognitivas; es necesario adoptar un conjunto de medidas para monitorear la salud y los resultados funcionales en estos pacientes.

Los proveedores de rehabilitación deben intervenir en los pacientes con COVID-19 en un continuo desde que son diagnosticados con la enfermedad hasta que son dados de alta de un centro médico o que tengan pruebas negativas por el virus, por esto, los proveedores de rehabilitación en todos los entornos deben tener asegurado el equipo de protección personal y la capacitación para usarlo de manera efectiva.

Es necesario implementar la telerehabilitación, proporcionando el intercambio de recursos, herramientas de instrucción, paquetes de educación y capacitación sobre cómo los pacientes y sus familias pueden continuar la rehabilitación en el hogar.

Mirando más allá de la pandemia, la rehabilitación debe permanecer a la vanguardia de las discusiones sobre la cobertura universal de salud; deben eliminarse las barreras a la infraestructura, la implementación y la financiación de la atención a través de telesalud y los enfoques alternativos.

Fuente: BMJ Global Health 2020;5:e002670. doi:10.1136/ bmjgh-2020-002670

Artículo recomendado por la Dra. Lilem Valerio, AMLAR-Res Costa Rica.

No Comments :

Deja un comentario :

* Your email address will not be published.

* Your email address will not be published.