Sarcopenia durante las restricciones de COVID-19: efectos sobre la salud a largo plazo de la pérdida muscular a corto plazo.

Autores: Richard Kirwan & Deaglan McCullough & Tom Butler & Fatima Perez de Heredia & Ian G. Davies & Claire Stewart

En este articulo se plantean una serie de estrategias en el hogar que incluyen ejercicios de resistencia, ingestas más altas de proteínas y suplementos, para evitar una enfermedad del estilo de vida y una crisis de rehabilitación posterior al COVID-19. Estas estrategias también pueden servir como medidas preventivas útiles para reducir la probabilidad de sarcopenia en general y en el caso de futuros períodos de aislamiento.

La pandemia de COVID-19 es una emergencia mundial extraordinaria que ha llevado a la implementación de medidas sin precedentes para frenar la propagación de la infección. A nivel internacional, los gobiernos están aplicando medidas como prohibiciones de viaje, cuarentena, aislamiento y distanciamiento social que conducen a un período prolongado de tiempo en casa. Esto ha resultado en reducciones en la actividad física y cambios en la ingesta dietética que tienen el potencial de acelerar la sarcopenia, un deterioro de la masa y función muscular (más probable en poblaciones mayores), así como aumentos en la grasa corporal. Estos cambios en la composición corporal están asociados con una serie de enfermedades crónicas del estilo de vida que incluyen enfermedades cardiovasculares (ECV), diabetes, osteoporosis, fragilidad, deterioro cognitivo y depresión. Además, la ECV, la diabetes y la grasa corporal elevada se asocian con un mayor riesgo de infección por COVID-19 y una sintomatología más grave, lo que subraya la importancia de evitar el desarrollo de tales morbilidades. Aquí revisamos los mecanismos de la sarcopenia y su relación con los datos actuales sobre los efectos del confinamiento de COVID-19 sobre la actividad física, los hábitos alimentarios, el sueño y el estrés, así como el reposo prolongado en cama debido a la hospitalización por COVID-19. Se discutirá el potencial de estos factores para conducir a una mayor probabilidad de pérdida de masa muscular y enfermedades crónicas.

Publicado en Geroscience . 2020 Oct 1;1-32.

 doi: 10.1007/s11357-020-00272-3. 

No Comments :

Deja un comentario :

* Your email address will not be published.

* Your email address will not be published.